logotipo u-c

UMMO-Ciencias

Sitio dedicado al estudio racional del asunto UMMO

NR21 Desarrollo artístico. AAGA IEGOOSA. Órbita de UMMO y NAWEE. Cómputo astronómico.

(Nota U-C: Traducido del francés. El texto original se encuentra en NR21)

 

Señor Jean‑François Dupouy

 

En respuesta a su pregunta de 3 de enero de 2009, puede encontrar, aquí bajo, las informaciones transmitidas a su atención por nuestra hermana NABGAA 112 hija de DORIO 34 en el momento de su partida, hace ahora  más de cuatro años.

 

Deseo aquí responder parcialmente a la cuestión que formuló el 8 de julio de 2003 en la compilación de los mensajes electrónicos que intercambian públicamente entre ustedes con respecto a nuestra civilización de OUMMO. Constatamos con cierto desconcierto que nuestros textos son, para ustedes y sus hermanos, una fuente de especulaciones que se basan a veces en detalles anodinos y a menudo en una falta de precisión en nuestras formulaciones.

 

Hemos, en el pasado, informado a sus hermanos de que su desarrollo artístico es excepcional, sobre todo en el ámbito de la música. Deben comprender de esta afirmación que no hemos encontrado, en nuestros viajes, ninguna civilización avanzada que haya desarrollado este arte hasta el nivel de perfección alcanzado por sus grandes artistas clásicos o contemporáneos. Igualmente, el arte pictórico o escultórico está más logrado en su planeta que en OYAOUMMO. Estas afirmaciones no significan que disciplinas como la música, la escultura o la pintura sean desconocidas en OUMMO, aunque en este último ámbito no nos atrevemos a pretender tener una forma de expresión pictórica que ustedes pudieran calificar de artística. Nuestra música está basada en las sonoridades cristalinas y las percusiones xilofónicas y no en una secuencia melódica de frecuencias acústicas estandarizadas. Nuestro oído está acostumbrado a estas sonoridades que juzgamos agradables y que entrañan un aumento de nuestra serenidad y una elevación de nuestro estado emocional general. Nuestra arquitectura es difícilmente comparable a la suya a nivel estético ya que las construcciones monumentales siguen esquemas totalmente diferentes en nuestros dos mundos. Rechazamos en particular todas las formas angulares en nuestras construcciones prefiriendo frente a ellas sistemáticamente la armonía de las curvas. Sin embargo, al igual que sabemos apreciar sus pirámides, castillos, templos, mezquitas o catedrales, apreciarían sin duda nuestros edificios administrativos, religiosos o culturales, a menudo ocultos en el suelo y ofreciendo sólo a la vista del visitante exterior un conjunto vítreo que refleja el cielo, rodeado de arbustos olorosos y macizos de flores. Nuestro arte del paisaje está muy conseguido y es practicado por el conjunto de nuestra población desde muy jóvenes. El arte del perfume está entre nosotros tan desarrollado como la música entre ustedes y no hemos encontrado ninguna otra civilización tan experta en este ámbito. En ese sentido obtenemos, lo reconocemos, un cierto orgullo de este arte, único capaz de ofrecernos la posibilidad de distinguirnos de las otras civilizaciones que conocemos y que nos sobrepasan todas puntualmente en uno u otro punto de nuestro desarrollo social, científico, espiritual o artístico. Pueden, por su parte, sentir este mismo orgullo por su arte musical.

 

Es singular constatar las semejanzas en el arte pictórico prehistórico de nuestras dos culturas. Nuestros antepasados vivieron mucho tiempo en las grutas naturales o artificiales que se extienden por nuestro planeta. El arte rupestre figurativo que se encuentra, por ejemplo, en las grutas de Lascaux o de Altamira, se reencuentra así transpuesto en OUMMO en un nivel sensiblemente más elaborado a causa de un mejor conocimiento de los pigmentos y de una fase evolutiva más avanzada de los OEMMII autores de esas obras.

 

Ya informamos a sus hermanos en el pasado de la existencia en OUMMO de museos dedicados a OYAGAA. Sus diversidades ecológicas, etnológicas y artísticas nos han conducido a edificar tres construcciones distintas consagradas cada una a una de estas tres esferas y distribuidas en tres colonias diferentes. Nuestros hermanos y hermanas de OUMMO conocen los aspectos más notables de su bello planeta, así como los episodios más destacados de su historia, pasada y actual, que nunca intentamos matizar con cualquier tipo de condescendencia paternalista o diplomática hacia sus pueblos. Sepa así que uno de nuestros hermanos, que comunicó con sus hermanos de España hace ahora cerca de cuarenta de sus años con el nombre de DAA 3, hijo de EYEA 502, se implica activamente en el desarrollo del museo dedicado a la cultura artística de OYAGAA cuya arquitectura concibió él mismo, inspirada en el Coliseo de Roma. Él sigue trabajando en favor de la difusión de su cultura en OUMMO. Yo misma he asistido, en este museo, a la difusión de una de sus obras litúrgicas clásicas grabada en una iglesia o catedral. Sin embargo, la cultura de OYAGAA nos sigue resultando un tanto hermética de primeras. Si sus artes musicales, pictóricas, escultóricas y arquitectónicas son ahora correctamente identificadas por nuestros hermanos y hermanas de OUMMO, y apreciadas por una parte de nuestra población, su literatura y sus mitos clásicos no son conocidos realmente sino por un escaso número de especialistas. En cambio, el esplendor de su naturaleza salvaje y la exuberancia de colores que se encuentra en su flora y su fauna son unánimemente reconocidos en OUMMO y hacen de OYAGAA una joya que es nuestro deber moral el preservar. Somos sin ninguna duda más conscientes que muchos de sus propios hermanos, cegados por una codicia tan vana como devastadora.

 

No podemos protegerles de sus errores voluntarios, pero queremos desarrollar progresivamente en sus hermanos una toma de conciencia de la existencia de una identidad planetaria común, compartida entre todos sus pueblos y que incluye el conjunto de su ecosistema. Es su responsabilidad de OEMMII de mantener y hacer evolucionar esa red planetaria global para desarrollar todas las potencialidades. Es exacto que nuestros OUAA (leyes morales) nos prohíben interferir directamente en toda civilización extranjera. Nuestros OUAA nos obligan sin embargo a proteger la vida en todas sus formas. El estado de urgencia en el cual se encuentra su planeta nos obliga así a intervenir indirectamente en el seno de su red social para intentar minimizar los efectos catastróficos a los que les podrían llevar las decisiones muy a menudo irracionales de sus dirigentes.

 

Las instancias militares de sus principales naciones conocen la realidad de la presencia extraterrestre en su planeta. Tienen constantemente prueba de la futilidad de toda tentativa de represión hacia nuestros vehículos espaciales o atmosféricos en los que hemos reducido voluntariamente el límite de furtividad. Se han llevado a cabo algunas acciones espectaculares para convencerles de que nuestra voluntad no es de dañar a pesar de que nuestra capacidad coercitiva podría ser temible. Acciones de asistencia o prevención se desarrollan puntualmente cuando las juzgamos necesarias y si sus efectos no perjudican a su red social. La catástrofe ocurrida a Chernobyl fue un acontecimiento importante de su historia, resultado de una sucesión de negligencias y de errores involuntarios. Queremos dejar aquí testimonio de nuestro respeto para sus hermanos presentes in situ a lo largo de muchas y fatigosas horas durante las cuales su abnegación y su dedicación fueron notables.

 

Espero haber respondido de manera no ambigua a su primer conjunto de cuestiones. Encontrarán adjunto en el reverso un complemento relativo a los antropoides IEGOOSSAA de OUMMO, objeto de otra de sus preguntas.

 

Le ruego que considere, Señor Jean‑François Dupouy, el carácter singular de esta correspondencia. Ningún elemento objetivo valida la identidad o el origen implícito de su autor. Considere simplemente que se proporcionaron algunas respuestas a sus preguntas y que su autor espera haber satisfecho su legítima curiosidad. Quiera aceptar la expresión de mi respeto sincero expresado, de acuerdo con la costumbre en vigor en OUMMO, posando simbólicamente mi mano sobre su pecho.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

[Pag. 2]

 

ANEXO: COMPLEMENTO SOBRE LOS ANIMALES ANTROPOIDES DE OUMMO

 

Su interés por nuestra civilización de OUMMO nos honra y es con mucho gusto que responderé a sus interrogantes relativos a la especie animal IEGOOSSAA.

 

Estos animales cavernícolas son antropoides omnívoros, esencialmente aficionados a las frutas, los insectos y a los pescados, que pueden comparar a grandes chimpancés provistos de una espesa pelambre blanca o débilmente dorada. Sin embargo, contrariamente a esos primates terrestres, los IEGOOSSAA son totalmente bípedos y presentan una fuerte diferenciación de conformación entre manos y pies. Estos últimos no tienen ninguna función prensil aunque los dedos de los pies estén más desarrollados que los, vestigiales, de los OEMMII. Los IEGOOSSAA difieren de las otras especies antropoides de OUMMO por su mayor tamaño y una inteligencia más aguda. Existe en ellos una lengua de comunicación compleja que combina la mímica corporal o facial y los gritos modulados. Se organizan en grupos muy jerarquizados de los cuales no se alejan salvo en los períodos de reproducción. Tras el acoplamiento, todos reingresan en la célula original en la cual las hembras darán a luz a sus cachorros que aumentaran así el grupo. Las luchas territoriales son frecuentes entre los distintos grupos y degeneran invariablemente en combates mortales en los que solo participan los grandes machos adultos, animados fuertemente por los gritos y la agitación de las hembras y de los jóvenes. La muerte de uno de los machos dominantes señala invariablemente el fin del combate y el grupo vencido es expulsado salvajemente. Los individuos que hubieran encontrado la muerte en el combate son tomados a cargo por las hembras del grupo victorioso y sometidos a una ceremonia funeraria ritual en el curso de la cual se les cubre de hojas y ramas, sin distinción del clan de origen.

 

Los IEGOOSSAA viven en la parte superior de nuestra colonia WOAROO constituida en reserva natural. Sólo mantenemos relaciones con los grupos fronterizos. Intercambiamos voluntariamente con ellos productos comestibles a cambio de pequeños guijarros pulidos de distintos colores que sirven principalmente para nuestro arte paisajista. Los utilizamos por ejemplo para componer frescos, dibujar caminos o adornar el lecho de las zonas de agua y arroyos que creamos con el fin de embellecer nuestros jardines familiares y nuestros parques colectivos. Este trueque evita las veleidades de expansión territorial de las familias fronterizas hacia las zonas asignadas a los OEMMII y permite mantener una relación pacífica entre nuestras dos poblaciones.

 

Distinguimos de entre los IEGOOSSAA a los AAGA IEGOOSSAA que provienen de un grupo seleccionado al principio de nuestra tercera edad y en los que intentamos impulsar una evolución dirigida apareando a los individuos que nos parecen más prometedores, esperando un día activar en ellos la función OEMBOUAW ‑conexión al alma que ya definimos en nuestras cartas en el pasado ‑ y hacerlos así acceder a la fase de OEMMII conscientes.

 

El término AAGA designa, en su aceptación [*] general, restricción de la libertad de movimiento por control constante. Podríamos hacer la traducción: bajo vigilancia constante. En el caso de los AAGA IEGOOSSAA la aceptación [*] más cercana posible del término AAGA en su lengua sería: domesticado. (*: Escrito así en el original francés, “acceptation” -en vez de “acception”- lo que implica traducir “aceptación” en vez del término aparentemente más adecuado “acepción”. El mismo comentario se puede hacer para el francés)

 

Los IEGOOSSAA y los OEMMII de OUMMO provienen de un mismo Philum y compartimos por supuesto con ellos muchos más genes comunes que los que pudieran existir entre ustedes y nosotros. Todas las experiencias intentadas antiguamente en laboratorio para obtener un cruce entre AAGA IEGOOSSAA y OEMII solo consiguieron crear híbridos monstruosos, descerebrados o no viables. Fuertes diferencias en la composición de la cromatina celular hacen absolutamente inimaginable los cruces de especies animales o vegetales entre OYAOUMMO y OYAGAA sin la utilización de medios biotecnológicos avanzados.

 

Los AAGA IEGOOSSAA están actualmente completamente domesticados. Viven pacíficamente en familia en IGOYAABII (grutas o cavernas) especialmente acondicionadas para ellos dentro del recinto boscoso de los centros universitarios donde se estudia su comportamiento. Gozan de una libertad relativa y a veces se les emplea en tareas sociales a las que se adaptan mejor que el OEMII, como la cosecha de frutas o el transporte de cargas pesadas en terrenos difícilmente accesibles. De hecho están totalmente integrados en nuestra red social y un fuerte sentimiento de afecto recíproco nos vincula a ellos. Comprenden las palabras principales de nuestra lengua oral y se expresan gráficamente entre ellos y con los OEMMII designando con el dedo una secuencia ordenada de símbolos dispuestos en un juego de 38 ideogramas básicos coloreados inscritos sobre un delantal que constituye de alguna manera un vestido-teclado.

 

Llegamos sin embargo a una constatación de fracaso al comparar la evolución a lo largo de más de un milenio terrestre de los AAGA IEGOOSSAA y de los IEGOOSSAA en libertad. A pesar de un nivel de inteligencia innegablemente menor, los últimos integran con mayor fuerza las nociones de red social y solidaridad que los primeros que desarrollan a veces síndromes depresivos o comportamientos asociales que los llevan a rechazar sus semejantes. Eso nos induce a predecir que la conexión OEMBOUAW ‑la W se pronuncia aquí como la “OU” corta en la palabra “oui”‑ ocurrirá prioritariamente en los IEGOOSSAA dejados en estado salvaje. No es sin embargo posible reintegrar los AAGA IEGOOSSAA a su medio natural original ya que serían incapaces de soportar duraderamente las agresiones de sus hermanos salvajes y fallecerían inevitablemente en algunas generaciones.

 

El estudio de comportamiento comparado de las dos poblaciones durante este amplio período temporal es de un interés inestimable para comprender la aparición de factores pre-humanos en el animal. Nos proporciona también la convicción profunda que la evolución dirigida de una población humana o proto-humana sólo es deseable en algunas situaciones límite y siempre durante un período de tiempo muy acotado. No obstante, interacciones menores con una tal población pueden inducir en ella la aparición de fases sociales deseables y la decadencia de otras fases que resultarían perjudiciales a la red social en su conjunto.

 

Los trabajos documentales sobre los chimpancés efectuados por su hermana Jane Goodall son esclarecedores para impregnarles de la importancia del estudio de las semejanzas y diferencias comportamentales entre el hombre y los otros primates evolucionados. Estos documentales ponen de relieve la importancia a la vez del concepto de red social y del papel de cada individuo/nudo en tal red. Deben recordar que el hombre es un ser social cuyo papel, trocado en su caso en responsabilidad, es no sólo el de mantener la estabilidad de su propia red social sino también el de generar la neguentropía en esa red y en la ecología planetaria. Se trata aquí de una ley moral fundamental.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

[Pag. 3]

 

ORIGEN ASTRONÓMICO DE NUESTRO CÓMPUTO TEMPORAL

 

Nuestra manera de evaluar los grandes períodos es diferente de la suya y esta se ha mantenido a lo largo de nuestra historia, teniendo su origen en una muy antigua medida astronómica. Definimos a veces, erróneamente, el XEE (“año” de OUMMO) como el tercio del período de revolución de nuestro OYAA OUMMO en torno a nuestro sol IOUMMA. El valor del XEE es de 77,3 días terrestres.

 

IOUMMA es una estrella de masa igual a 1,48·1030 kilogramos. Su espectro luminoso está desplazado hacia el rojo en comparación a su Sol con índices fotométricos U‑B y B‑V iguales a 1,15 según su sistema de referencia.

 

OUMMO gira en torno a IOUMMA en una trayectoria casi circular de excentricidad 0,0078. La distancia media OUMMO ‑ IOUMMA es de 9,96·1010 metros. Otro OYAA de tamaño importante NAWEE, gira en torno a IOUMMA en una trayectoria elíptica de excentricidad 0,026, a una distancia media de 5,97·1010 metros.

 

Los antiguos astrónomos utilizaban como referencias los dos astros IOUMMA y NAWEE, siendo este último bien visible junto con IOUMMA al crepúsculo y al alba. Los astrónomos observaban los pasos en conjunción superior de NAWEE en alineación con IOUMMA, lo que se produce por término medio todos los 2,571 XEE, esto es 0,866 del tiempo de revolución sideral de OUMMO. En cada conjunción, apreciaban una variación vertical importante de la posición de NAWEE con respecto al disco de IOUMMA (véase figura 1), reinicializándose la oscilación cada XEEOUMMO ‑diez y ocho XEE‑ cuando NAWEE había realizado trece revoluciones completas y OUMMO seis revoluciones (figura 2). Los cosmólogos, ignorando que el plano de la eclíptica de OUMMO tenía una orientación distinta de la de NAWEE, concluyeron que la trayectoria de OUMMO era bi helicoidal y que OUMMO describía tres translaciones descendentes y otras tres ascendentes, sobre la superficie ficticia de un cilindro, para completar un XEEOUMMO (figura 3).

 

 El XEE puede por tanto definirse como el tercio del período de revolución de OUMMO. Existe sin embargo un error mínimo en esta definición ya que los antiguos cosmólogos de OUMMO dedicaban mayoritariamente un culto al número π. Quisieron hacer corresponder absolutamente el valor del XEE a la fracción 2/(2+π) del tiempo de revolución sinódico de NAWEE aceptando una deriva de seis OUIW (18,55 minutos) cada XEE. La deriva acumulada alcanza así un día de OUMMO todos los 100 XEE y un XEE todos los 6000 XEE. Los adeptos del culto de NAWEE, indignados por esta ofensa hecha al rigor objetivo, promulgaron inmediatamente un edicto escatológico anunciando el fin de los tiempos al cabo de un ciclo de 6000 XEE si no se rectificaba el error. El monarca del tiempo decidió en favor de la mayoría. El error se ignoró y se perpetúa aún hoy día. Se propusieron en el pasado algunos proyectos para influir sobre la órbita de OUMMO con el fin de cancelar la deriva, pero los distintos OUMMOAELEWEE a los cuales se les sometieron los rechazaron sistemáticamente.

 

Exceptuando estas consideraciones relativas a los XEE, existe otra deriva en la definición del XI (día de OUMMO) que corresponde en la práctica a 600 OUIW. El valor real es no obstante 600,0117 OUIW. Esta aproximación sobre el valor del XI implica lógicamente un desfase progresivo del horario de salida de IOUMMA en un punto fijo dado del ecuador de OUMMO. Cuando el OUIW se introdujo durante el desarrollo científico que conoció nuestro pueblo durante su segunda era histórica, se redefinió el valor oficial del XI y tuvo lugar una tentativa de reajuste del calendario para conferirle una mejor correlación con la realidad astronómica. Fue añadido un OUIW al cómputo temporal cada 84 XI, a excepción de una vez todos los 84 XEE. Este método se abandonó rápidamente ya que se juzgó inútilmente complejo. No tenemos, en OUMMO, el imperativo de un cálculo preciso del calendario para saber en qué momento efectuar la siembra de nuestros cultivos en función de las condiciones climáticas por venir. Las condiciones climáticas son en OUMMO, enteramente dependientes de la latitud, y de ninguna manera de la localización física de OUMMO en su camino orbital.

 

Adjuntamos a esta carta la traducción francesa de la respuesta que dimos recientemente al uno de sus jóvenes hermanos de Freie Hansestadt Bremen que se preguntaba sobre la existencia de años bisiestos en OUMMO. La presente carta representa un complemento a esa respuesta de la que retoma algunos pasajes.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

[Pag. 4]

 

ANEXO: PRECISIONES RELATIVAS A NUESTRO SISTEMA DE CALENDARIO

 

Supongo que esto le parecerá curioso, pero no existe una palabra específica en nuestra lengua para designar el tiempo de revolución de OUMMO en torno a nuestro sol IOUMMA. Ese tiempo no constituye para nosotros una referencia y la palabra “año” no tiene equivalente estricto en nuestra lengua. Utilizamos, para mencionar en su contexto el período de revolución de OUMMO, el término SAAXEE.

 

Nuestro concepto del día es por el contrario idéntico al suyo. El tiempo de rotación de OUMMO sobre su eje es exactamente de 600,0117 OUIW. Un OUIW, nuestra unidad de medida del tiempo, equivale a 185,527 segundos terrestres. Nuestro cálculo oficial del tiempo considera sin embargo que un ciclo nictemeral (XI) cuenta exactamente de 600 OUIW.

 

Utilizamos el término XEE (pronuncien xéè) para hacer referencia a nuestros períodos del calendario. Un XEE corresponde exactamente a 60 XI. Sería incorrecto traducir este término por una simple palabra de su lengua. Corresponde funcionalmente al término “año” empleado en ustedes pero no posee el mismo significado astronómico. El XEE fue determinado por nuestros antiguos astrónomos como la fracción 2/(2+π) del período sinódico medio entre dos pasos de NAWEE en conjunción superior sobre un mismo eje vertical ocupado por el centro del disco de IOUMMA. NAWEE es un astro que ustedes calificarían de “gigante gaseoso” cuyo tamaño es aproximadamente la mitad menor que el de su planeta Saturno, NAWEE gira en torno a IOUMMA en una órbita más cercana que la de OUMMO. Es bien visible en nuestro cielo en los momentos de salida y puesta de IOUMMA. Su atmósfera, extremadamente caliente, está animada por fuertes corrientes convectivas y permanentemente agitada por violentos huracanes que causan incesantes centelleos que le confieren una luminosidad propia, complementaria a la luz reflejada de IOUMMA. Su movimiento aparente fue observado desde la antigüedad, estando NAWEE en el centro de los cultos prehistóricos y de las leyendas primitivas que podemos aún hoy descifrar en los mausoleos megalíticos grabados en los inicios de la utilización de la escritura.

 

Características de NAWEE

 

Radio ecuatorial:                                                            6,22·107 m

 

Masa:                                                                              9,91·1025 kg

 

Distancia media a IOUMMA:                                          5,97·1010 m

 

Excentricidad orbital:                                                      0,026

 

Inclinación de la órbita con respecto a OUMMO: 1,53°

 

Durante seis ciclos orbitales de OUMMO, son observables siete conjunciones sinódicas superiores de NAWEE. Nuestros antiguos astrónomos se basaban en el curso aparente de este astro con relación a IOUMMA para definir el calendario. No obstante, a causa de las excentricidades orbitales de NAWEE y OUMMO, el tiempo que media entre dos conjunciones no es constante. Es necesario esperar diez y ocho XEE ‑un XEEOUMMO‑ para observar un ciclo astronómico completo entre NAWEE y OUMMO. El XEE se definió pues como la diez y ocho-ava parte de este ciclo aparente que equivale precisamente a 1079,979 períodos de rotación de OUMMO (1391,22 días terrestres). El valor del XEE se fijó deliberadamente en exactamente 60 antiguos XI. Aunque el valor del XI se haya reajustado más tarde, la definición del XEE sigue siendo idéntica. Un XEE equivale pues a 36.000 OUIW (111316,36 minutos o 77,303 días terrestres). El período de revolución sideral de OUMMO, que equivale a aproximadamente 229,5 días terrestres, es muy sensiblemente inferior a tres XEE.

 

Las aproximaciones hechas sobre los valores del XI y del XEE implican, como en ustedes, un desfase con relación a los referenciales astronómicos. La aproximación en el valor del XI implica lógicamente un desfase progresivo del horario de salida de nuestro astro solar en un punto fijo dado de Ecuador de OUMMO. Cuando el OUIW se introdujo durante el desarrollo científico que conoció nuestro pueblo durante su segunda era histórica, se redefinió el valor oficial del XI y una tentativa de reajuste del calendario tuvo lugar para conferirle una mejor correlación con la realidad astronómica. Se añadió un OUIW al cómputo temporal cada 84 XI, a excepción de una vez todos los 84 XEE. Este método fue abandonado rápidamente ya que fue juzgado inútilmente complejo por el pueblo. No tenemos, en OUMMO, el imperativo de un cálculo del calendario preciso para saber en qué momento efectuar la siembra de nuestros cultivos en función de las condiciones climáticas por venir. Las condiciones climáticas son enteramente dependientes de la latitud, y de ninguna manera de la posición física de OUMMO en su camino orbital.

 

Como anécdota podemos confiarles que las crónicas que describen la creación de nuestro calendario, en el año 0 de nuestra primera era, indican que tuvo lugar una pelea que enfrentó a los astrónomos, adeptos de un culto basado en las matemáticas sagradas, y los teólogos del culto de NAWEE a raíz del establecimiento del XEE. Estos últimos, extremadamente rigurosos, no aceptaron la aproximación hecha por los astrónomos reales por razones teológicas en torno a la constante π, asociada entonces a la expresión más pura de la divinidad. Declararon que la humanidad de OUMMO fallecería cuando el desfase entre el verdadero período sinódico de NAWEE y el XEE oficial alcanzara un XEE al cabo de 6000 XEE. El monarca que reinaba en esta época rechazó vivamente esta imprecación. Hizo desnudar y fustigar públicamente a los sacerdotes de NAWEE que estaban en el origen. El culto desapareció progresivamente más tarde. Podemos establecer un paralelismo entre la evolución de nuestras dos culturas vinculando este acontecimiento en OUMMO con el del establecimiento de su calendario gregoriano. El principio de nuestra primera era corresponde bastante precisamente a los desarrollos sociales y tecnológicos observados en Europa en el Renacimiento.

 

Por OUMMOAELEWE: NABGAA 112 hija de DORIO 34, aprobado por AYIOA 1 hijo de ADAA 67

 

logotipo u-c
Fotos SJV
Cartas
Documento anteriorArribaSiguiente