logotipo u-c

UMMO-Ciencias

Sitio dedicado al estudio racional del asunto UMMO

D72 Divulgación prudente de los informes de UMMO

UMMOAELEWE

Nº de Copias: 1

Dirigida a Don Antonio Ribera Jordá

BARCELONA. País ESPAÑA

Fecha: 22-3-1969

 

 

Señor Ribera Jordá:

 

Usted recuerda sin duda, una comunicación mecanografiada recibida en su domicilio de Barcelona y procedente de nuestros hermanos residentes en el país Francia. En su contexto prometían el envío de documentación informativa referente a nuestra identidad, documentación que nos hemos inhibido de remitir por razones obvias.

 

Como usted ha podido constatar a través de nuestros párra­fos, juzgamos que una difusión de nuestra existencia en el seno de la comunidad de hombres de TIERRA es contraproducente si se alcanzan determinados niveles en la expansión informativa.

 

No es la información en sí la que tratamos de evitar circunscrita a microrredes sociales o a hombres responsables aislados, sino el fermento sociocultural de imprevisibles efectos nocivos que la toma de conciencia con categoría de certeza respecto a la realidad objetiva de nuestra existencia, provocaría entre ustedes.

 

No deben, pues, juzgar como un juego malévolo nuestro la restricción deliberada de pruebas objetivas, que, de ser brindadas por mis hermanos conculcarían la norma protectora adoptada por nuestra comunidad.

 

Así hemos conseguido plenamente el equilibrio psicosocial postulado, mediante el cual nos es posible ofrecer a una minoría interesada de sus hermanos de diversas nacionalidades de TIERRA, información genuina en torno a nuestras costumbres, características del astro sólido UMMO, Historia, nivel científico-tecnológico y otros datos, consiguiendo simultáneamente inducir la prudente dosis de escepticismo y cautela que esterilice en cambio el potencial sensacionalista contenido en esas revelaciones, que no trascenderán entonces a determinados medios sociales. Pero no se le ocultará que tal equilibrio puede ser peligrosamente dañado por ustedes mismos como IOGIOEMMII (seres pensantes libres) que son, impotentes nosotros para evitarlo a no ser introduciendo entonces factores confusionógenos en los medios de comunicación social solución no siempre viable para nuestro INAYUYISAA (pequeña colectividad aislada).

 

Usted recordará que casi sincronizando con la recepción de nuestra carta, el presbítero Enrique López Guerrero con residencia habitual en la población Mairena del Alcor de España, animado por un entusiasmo comprensible y conocedor de nuestra existencia a través de canales informativos ofrecidos por sus hermanos de Madrid, Barcelona y París, entre los que usted está incluido, no pudo reprimir sus emotivos deseos de interpretar sus propias conclusiones ante sus hermanos reporteros de prensa.

 

La expansión de la noticia excedió los límites estimados por mis hermanos como tolerables. Esto no es un reproche hacia ustedes, puesto que nosotros nunca comunicamos prohibición alguna al citado hombre, pero admitirá usted nuestras reacciones de recelo y autodefensa, que cristalizaron en nuestra convencional salida de España y en la suspensión de contactos mantenida hasta que la situación se ha clarificado.

 

Mas es cierto que tal emergencia resultó a la postre muy útil puesto que ha demostrado que sobrevaloramos excesivamente el riesgo de una difusión desorbitada de la noticia.

 

Pese a todo, hemos extremado las medidas de prudencia. Sabemos que algunos de ustedes instalaron equipos de registro electrónicos a banda magnética conectados a la red telefónica. Nos consta que han recurrido al requerimiento de servicios técnicos en una importante gestoría de informaciones confidenciales y que, inducidos por una explicable curiosidad iniciaron investigaciones marginales para tratar de localizarnos. Incluso la perdonable imprudencia de un colaborador nuestro de TIERRA sirvió a uno de nuestros corresponsales para identificar el hotel de una ciudad del Sur de España donde nos hospedamos algún tiempo.

 

No les reprochamos esa actividad, íntimamente vinculada a imperiosas necesidades humanas polarizadas hacia legítimas aspiraciones, como son el conocimiento de la realidad objetiva, pero desea­mos justificar desde ahora nuestras inhibiciones y reticencias.

 

Nada deseamos por tanto adicionar a las recomendaciones a usted, don Antonio Ribera Jordá, formuladas en la carta de mi hermano SOODU 7 hijo de SOODU 4, sino refrendarlas nuevamente.

 

Salvo que circunstancias adversas coadyuven a interrumpir nuestros envíos, le remitiremos datos seleccionados referentes a nuestro OOYAA (astro con baja temperatura superficial), situación astronómica, características, fisiología del UMMOEMMII, estructura socioeconómica, de nuestra red social y otros.

 

Queremos expresarle nuestra más respetuosa devoción.

 

logotipo u-c
Fotos SJV
Cartas
AnteriorArribaSiguiente